Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

No está muy claro hasta dónde puede llegar Neuralink, una de las startup del multimillonario Elon Musk, propietario de Tesla y de SpaceX. Ni tampoco el objetivo de la empresa. De momento, ha logrado conectar el cerebro de un cerdo a un ordenador, a través de un chip. La idea es implantarlo en una persona para conectarse al teléfono móvil, pero la aplicación tiene un potencial más amplio en el campo terapéutico, aunque por ahora suena tan perturbador como un episodio de Black Mirror.