Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Una de las grandes reclamaciones de la industria del capital privado español ha sido su dificultad de obtener dinero nacional para poner en marcha nuevos fondos y movilizar así más recursos hacia las pymes españolas. Un problema que se hizo más acuciante en la anterior crisis económica, cuando las grandes instituciones internacionales excluyeron a España de sus bolsillos de inversión y puso a buena parte del sector en una encrucijada. Fue en aquel momento cuando el Gobierno dio el gran espaldarazo al sector con el Fond-ICO Global, un programa que sirvió como balón de oxígeno a la industria y que con el paso de los años se ha convertido en el inversor ancla nacional de referencia en el país.