Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Si hay una palabra que se ha repetido de manera recurrente en las últimas horas al hacer referencia al comportamiento de los principales selectivos de renta variable en Europa, esa es «fracaso». Las bolsas del Viejo Continente no lograron superar la zona de máximos de la sesión del pasado jueves, que es lo mínimo exigido para poder hablar de fortaleza en el más corto plazo y para alejar temporalmente los riesgos de ver una corrección más profunda.