Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

A principios de 2020, la pandemia del coronavirus alteró por completo el panorama del sector minorista de Estados Unidos que ya se enfrentaba durante los últimos años a su particular «apocalipsis». Los confinamientos, las medidas de distanciamiento social, los problemas en la cadena de suministro y los aumentos en las ventas del comercio electrónico solo han intensificado las vulnerabilidades ya existentes entre las minoristas tradicionales, acelerando así el ritmo en las suspensiones de pagos.