Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Un guiño muy galo (que para eso es la cuna del perfume) para sintetizar las corrientes aromáticas de los nuevos tiempos. Poco ha pasado desde que los abigarrados sillages a base de notas densas y terrosas (hablamos del Oud como nota dominante), dieron paso a un nuevo fenómeno olfativo: los perfumes cristalinos.