Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El pasado octubre, una botella de whisky escocés tuvo a gala convertirse en el vino o espirituoso más caro jamás adquirido en una subasta. Cuando el mazo dio el golpe final, la puja había alcanzado los 1,9 millones de dólares.