Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

«El otoño va ser muy duro y las previsiones son muy malas, con datos demoledores. La situación es muy grave porque el verano ha sido un desastre para el turismo y el otoño no va a ser mejor». Así de contundente se muestra en declaraciones a elEconomista José Luis Yzuel, presidente de la patronal de Hostelería de España antes las previsiones para los próximos meses. Es la tormenta perfecta porque al desplome en las reservas turísticas y el incremento del teletrabajo, se imponen las nuevas restricciones, como son el cierre de los locales de ocio nocturno, las limitaciones de horarios y la prohibición de fumar en la calle si no se respeta la distancia de seguridad de dos metros.