Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Los grandes aeropuertos del mundo comienzan a ayudarse de perros adiestrados para detectar posibles infectados de Covid-19 en cuestión de segundos y con una fiabilidad casi absoluta. A falta de test instantáneos y eficientes para detectar personas contagiadas por coronavirus, el olfato de los sabuesos se está convirtiendo en un recurso de asombrosa eficacia. Australia, Helsinki, Emiratos Árabes, Chile, Argentina, Brasil y Bélgica son algunas de las ciudades que aprovechan las capacidades de estos animales para evitar la expansión de la pandemia. La operativa es sencilla. En cuanto un animal aprecia un presunto positivo, los vigilantes invitan al viajero a que se someta a un prueba voluntaria, además de la toma de temperatura y otros protocolos similares. El gran problema de este novedoso remedio de detección reside en la necesidad de adiestramiento específico, que puede acarrear entre seis y ocho semanas de entrenamiento profesional.