Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

A lo largo del verano muchas son las personas que se replantean comprar una vivienda con piscina. Las altas temperaturas españolas, sumado a que este año muchas familias han renunciado a las vacaciones por la covid-19, provocan que cada vez más se mire hacia esta comodidad para combatir el calor. Sin embargo, todo tiene un precio y así lo marca un estudio realizado por Idealista en el que se detalla que los pisos con piscina son, de media, un 46,2% más caros que los que no tienen.