Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Madrid y Nueva York comparten una alta densidad de población, importantes niveles de contaminación, enorme movilidad y gran volumen de negocio. Desde 2020, también les une haber sido epicentros de la pandemia del coronavirus. Los caminos paralelos que ligaron la historia sanitaria de estas dos ciudades, sin embargo, se rompió a principios del verano. Ahí establecen los expertos el punto de inflexión que separó sus destinos definitivamente, con la pandemia descontrolada en una segunda ola en la capital española y una mínima incidencia a día de hoy en la Gran Manzana. La respuesta hay que buscarla en la gestión de sus gobernantes. | EN DIRECTO: todos los detalles sobre la evolución del coronavirus