Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Seis años después de su creación, Podemos transita hacia un partido con una organización de tintes más clásicos: una militancia al uso, en la que sus dirigentes ya no tienen limitaciones de mandato ni topes salariales.