Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El precio de la onza de oro ha subido casi 600 dólares desde comienzos de año. Con este rally, el metal precioso cotiza en zona de máximos históricos y ha logrado cruzar hace unos días la barrera psicológica de los 2.000 dólares con sorprendente facilidad. En los mercados y la economía se ha creado el combinación de factores perfecta para que este activo brille con más fuerza que nunca: crisis, miedo, incertidumbre, cambio, impresión de dinero, falta de certeza sobre el futuro de la inflación, rentabilidades negativas en activos seguros… Así, el oro se ha convertido en el refugio de una tormenta global que sigue encima de nosotros. Mientras que dure el temporal más y más inversores podrían comprar el oro como refugio, llevando los precios encima de los 2.000 dólares.