Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Los amantes de la cerveza artesanal, como los del vino tinto, tienen un problema en verano: cuesta mucho beberse una copa de Rioja o una pinta de cerveza negra cuando el termómetro de la terraza o del chiringuito de la playa supera los 35 grados. Los que beben tinto, acuden a otras opciones (o sacrilegios) como la sangría, el vermú o la amplia gama de blancos, rosados y espumosos. ¿Y qué pasa con el amante de la cerveza artesanal (o de la normal)? La tradición e idiosincrasia patria ha impuesto lo de la clara o las radler. Sin embargo, el amante de la cebada puede encontrar estas opciones bastante flojas o, incluso, adolescentes. Por fortuna, el mercado español ya está impregnado de las conocidas como India Pale Ale (IPA). Un tipo de cerveza que garantiza el amargor y la frescura más adecuada para refrescar el verano. De hecho, su origen tiene que ver con las altas temperaturas.