Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Adela Rodríguez (57 años) y Roberto Soler (38) trabajan juntos en Línea Directa Aseguradora, ella como responsable de proyectos y él como gestor. Se conocieron profesionalmente hace aproximadamente un año, cuando coincidieron brevemente en un equipo de trabajo, y al finalizar el verano el destino volvió a unirlos en un nuevo proyecto. Un trabajo conjunto en el que los 19 años de edad que les separan no parecen suponer un problema. Al contrario. «Cada vez es más habitual trabajar con personas diferentes y de distintas edades, algo que, en mi opinión, no conlleva una diferencia en el trato ni en la relación, sino que enriquece», destaca Soler. Un análisis con el que coincide su colega. «Cuando supe que volveríamos a trabajar juntos nunca pensé en la edad de Roberto como una ventaja o un inconveniente. Solo en lo fácil que iba a resultar su integración en el equipo y en todo lo que nos podía aportar», zanja Rodríguez.