Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Pocos hoteles del mundo poseen la espectacularidad visual del Royal Mansour de Marrakech, un suntuoso palacio de ensueño (no en vano, su propietario es el propio Rey de Marruecos, Mohamed VI) que convierte a sus afortunados huéspedes casi en protagonistas de un cuento oriental de lujo y fantasía.