Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Entre las marcas deportivas y ante la imposibilidad de hacer sombra a las dos gigantes Nike y Adidas, hace tiempo que Puma apostó por ser la tercera en discordia, la mejor entre ‘el resto’. Un objetivo que, por el momento, está cumpliendo a la perfección y que parece más que afianzado, sobre todo con el fichaje de Neymar. Un ‘robo’ a Nike del que hace tiempo dejó de ser su gran proyecto de futuro para quedarse relegado sobre la alargada imagen de Cristiano Ronaldo. Con la firma alemana, sin cifras oficiales, todo hace indicar que el brasileño se embolsará más de 115 millones de euros a lo largo de los próximos seis años y conducirá a la marca del felino al salto definitivo.