Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

La pandemia del coronavirus ha posicionado al hogar (todavía más) en el centro de la vida. Así, muchos han huido a sus segundas residencias en zonas rurales para sobrellevar la pandemia en un entorno natural. Y las que no la tienen, han pensado en comprarse una lo más rápido posible, de ahí el aumento del interés por las casas prefabricadas. Otra opción a tener en cuenta son las casas biopasivas que siguen los estándares de construcción passivhaus y, además, utilizan materiales no dañinos ni para el ser humano ni el entorno.