Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

El 29 de julio de 2020 pasará a la historia como el día en el que Banco Santander dio a conocer por primera vez pérdidas semestrales. Y eso es algo que no está pasando desapercibido para analistas e inversores. Sus acciones han llegado a caer casi un 6% en la sesión tras conocerse los resultados, llegando así a tocar su nivel más bajo de los últimos dos meses y cediendo así parte de la exigua recuperación que protagonizan desde que en marzo tocaron su nivel más bajo del siglo.