Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

La llegada del otoño supone un esfuerzo por parte de nuestro organismo para adaptarse a la nueva estación y a los cambios en los hábitos de vida. Las horas de luz natural disminuyen, se multiplica la práctica de actividades en espacios con iluminación artificial o cerrados, y aumenta el frío y la sequedad ambiental.