Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

No existe demasiada tradición en nuestro país por los relojes de mesa, piezas de coleccionista (que funcionan casi como una escultura o una obra-joya) que destacan por su originalidad, su complicación técnica y su exclusividad.