Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Salvar vidas puede ser cuestión de segundos. Los mismos que se tardan en encontrar el desfibrilador más cercano, pero con la certeza de que estará perfectamente operativo para su uso inmediato y eficaz. Con ese reto de servicio, Aena ha confiado a Telefónica un contrato para reforzar la prevención de accidentes en sus instalaciones y contribuir a reducir el número de fallecimientos por muerte súbita cardíaca en el país, una patología que solo en España asciende a 30.000 casos al año. En concreto, el operador de telecomunicaciones equipará con 500 desfibriladores los aeropuertos españoles, todos ellos monitorizados por tecnología móvil.