Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Nunca antes 15 segundos de vídeo y melodía habían generado tanta expectación. TikTok, la popular aplicación de ByteDance, se ha convertido en un suculento objeto de deseo no exento de riegos para tecnológicas estadounidenses como Microsoft y más recientemente Twitter. La contrarreloj instigada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que la semana pasada decretó un margen de 45 días para que la compañía china venda sus operaciones a este lado del Atlántico, acelera el pulso por sus más de 100 millones de usuarios en el mercado americano.