Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Son muchos los aficionados que aún recuerdan las imágenes, a pesar de que ya han pasado cuatro largos años. Carlos Coloma (Logroño, 1981) peleaba hasta la última pedalada -en el circuito carioca de Deodoro- contra el ciclista galo Maxime Marotte para conseguir colgarse del cuello una medalla de bronce que casi sabía a oro. Ocurrió durante los Juegos de Rio de Janeiro 2016 y Coloma se subía al podio con unos llamativos bigotes estilo mexicano (una especie de promesa, mezclada con superstición).