Leer aquí la noticia completa publicada por la siguiente fuente

Muchos de los mejores recuerdos de la infancia suelen estar relacionados con los dulces de pastelería. Meriendas, cumpleaños, fiestas familiares. Es por ello que Bill Lumsden, director creativo de Glenmorangie, decidiera inspirarse -un poco al estilo de Proust y su magdalena- en sus luminosos días de infancia para su nueva creación, A Tale of Cake, un whisky de malta inspirado en el dulce mundo de la respostería.